Continúa la subasta de una isla en Escocia por el valor de una casa

Continúa la subasta de una isla en Escocia por el valor de una casa

Fuente: Filo.News

“Pocas son las oportunidades que se presentan de poder tener tu propia isla escocesa” reza el sitio que ofrece una particular oferta. Se trata de la subasta de una isla en Escocia que continúa en venta por el valor de un pequeño departamento.

EL sitio se llama Deer Island (Isla de los Ciervos), en las Tierras Altas de Escocia y su venta se realiza por el insólito valor de 111.500 dólares (80.000 libras esterlinas). Un precio que se compara con el de un monoambiente en una zona costosa de Buenos Aires. Lo que es igual a un garaje en Londres o comprar un inmueble en la ciudad escocesa de Glasgow.

[También puede interesarte: Hawaii ofrece a sus turistas estadía gratis a cambio de trabajo voluntario]

Pero esta deslumbrante oferta tiene tanto sus ventajas como sus desventajas. Entre las primeras se puede mencionar “la oportunidad de disfrutar un espacio con cero chances de intrusiones», explica Future Property Auctions, que subasta la propiedad. La casa de subastas a cargo de la venta asegura que se trata de una oportunidad de poseer un paradisiaco lugar privado.

Ubicación de la isla

El lugar para subastar se encuentra inmerso en un «impresionante y tranquilo» paisaje, el Lago Moidart. Un espacio situado en «la costa oeste de las idílicas Tierras Altas escocesas», expresa la oferta del sitio. Que además, indica que la isla no tiene ni casas ni comodidades.

Por otra parte, quien compre la isla, obtendrá el privilegio de ser vecino del magnate británico Richard Branson, dueño de Virgin Records. Se trata de una de las mayores discográficas del mundo, quien posee la isla aledaña Eilean Shona.

Continúa la subasta de una isla en Escocia por el valor de una casa Isla de los ciervos

Las desventajas, sin embargo, no son mucho menores que las ventajas. Ya que más allá de la remota ubicación y el frío propio del norte de Gran Bretaña, la isla de los Ciervos no solo está deshabitada, sino que no cuenta con ningún servicio. Quien la compre deberá realizar la construcción de instalaciones, una costosa inversión para crear allí su propia vivienda con todos los servicios básicos que se necesitan.

Características de la isla de 100.000 dólares

La propiedad, conformada por una isla principal y varios islotes que la rodean, posee unos 11.1 acres de extensión, equivalentes a unas 4,5 hectáreas. Sus playas tienen aguas azules y cuenta con una laguna cristalina.

El nombre de esta isla se debe a la enorme cantidad de ciervos que la habitaban en el pasado. Actualmente se realizan excursiones y muchas actividades acuáticas en ese paradisiaco lugar. Entre ellas se encuentra el snorkel y volar en parasailing.

Recordamos que se trata de una subasta, por lo que el precio inicial podría aumentar. Sobre todo teniendo en cuenta la atención que la curiosa oferta suscitó en todo el mundo. Ya muchas personas se encuentran interesadas en tenerla, pese a que se debe realizar inversiones extra en ella por no contar con ningún servicio.

La oferta cerrará el próximo 26 de marzo, así que aún tienes tiempo de apuntarte.

¿sueñas con tener tu propia isla? ¡Esta puede ser tu oportunidad!

No solo torrijas: las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa

No solo torrijas: las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa

Alimentos

No solo torrijas: las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa

Aunque el dulce más habitual de Semana Santa son las torrijas, lamentablemente no son la única preparación que suman energía y nutrientes de escasa calidad a la dieta por estos días. Por eso, te mostramos las calorías de los diferentes dulces de Semana Santa.

Torrijas y más torrijas

Torrijas

Son sin duda el dulce por excelencia en Semana Santa y en su forma más tradicional son rebanadas de pan de gran grosor remojadas en leche con azúcar y que posteriormente se pasan por huevo, se fríen y se vuelven a pasar por azúcar.

Habitualmente se utiliza un pan de harinas refinadas del día anterior y debido a que se suman grasas con las frituras y se emplea azúcar en apreciables cantidades, las torrijas no sacian en absoluto, no aportan muchos nutrientes de calidad y son un dulce muy concentrado en energía.

Esto es lo que ocurre en tu cuerpo cuando te comes media docena de torrijas de una sentada

En Vitónica

Esto es lo que ocurre en tu cuerpo cuando te comes media docena de torrijas de una sentada

Por unidad podemos tener entre 300 y 600 Kcal, dependiendo en gran medida del tamaño de la torrija y del tipo de cocción o también, de la cantidad de azúcar añadida y la leche empleada (si es desnatada tendrá menos calorías).

Si optamos por pan integral y edulcorantes como endulzantes, obviando la fritura y cocinando las mismas a la plancha, podemos obtener una versión de torrijas mucho más saludables que no alcanzan las 100 Kcal por ración de una unidad.

Otros dulces de Semana Santa

Más allá de las clásicas torrijas, sin duda podemos encontrarnos ante la presencia de otros dulces de Semana Santa, y por ello, te mostramos las calorías de cada uno de ellos:

Mona de Pascua

Pascua

Al finalizar la cuaresma, este es el dulce típico que se consume, sobre todo en la zona del Levante español. Es un pan dulce, de miga esponjosa que se decora con azúcar y un huevo cocido en el interior y centro de la misma.

Aunque cada región del Levante puede tener su variedad y con ella modificarse las calorías, una mona de Pascua tradicional que se elabora con harina de trigo refinada, azúcar, huevo y aceite además de levadura, aporta por unidad poco más de 1800 Kcal, por lo tanto, una ración de un sexto de mona de Pascua puede representar unas 300 Kcal que ingresan al cuerpo.

¿Cuántos kilómetros tienes que correr para quemar esas torrijas?

En Vitónica

¿Cuántos kilómetros tienes que correr para quemar esas torrijas?

Aunque mucho menos concentrada en energía que la torrija y un poco más saciante, también es una alternativa rica en calorías y con nutrientes de escasa calidad para el organismo.

Si empleamos harina integral y stevia o dátiles como endulzantes, podemos lograr una mona de Pascua mucho más saludable, con nutrientes que brindarán más saciedad y al mismo tiempo, con calorías menos concentradas que en la versión tradicional.

Panquemado

Panquemado

Es de composición muy similar a la mona de Pascua, es un pan dulce que lleva los mismos ingredientes pero se le da forma y presentación distinta, pudiendo por supuesto, variar de una región a otra de España así como de una casa a otra.

En promedio, una porción de panquemado o panquemao aporta unas 270 Kcal que derivan en su mayoría de hidratos de carbono propios del azúcar y la harina refinada de la receta.

Buñuelos

Bunuelo

La versión más tradicional de los buñuelos se elabora aromatizando una masa a base de harina y huevo con vino blanco, un cítrico y anís.

Esta preparación se fríe de a pequeñas raciones dando forma de buñuelo o pequeña bolita concentrada en energía. Así, por cada unidad podemos obtener entre 100 y 150 Kcal.

También encontramos buñuelos de viento con similar aporte calórico y que no sacian en absoluto por lo tanto, difícilmente consumamos sólo un buñuelo en Semana Santa.

Pestiños

Pestinios

Los pestiños son un dulce andaluz cuya base también es la harina refinada y el azúcar (en este caso suele usarse miel en mayor proporción). Asimismo, también se cocinan mediante una fritura.

De esta forma, los pestiños son dulces relativamente pequeños (aunque podemos encontrar diferentes formatos, claro), pero concentrados en calorías, ya que acorde a su receta podemos consumir con cada pestiño unas 200 Kcal más o menos.

Leche frita

Lechefrita

La leche frita es otra receta tradicional de Semana Santa, se logra un resultado muy similar a la torrija pero su elaboración es más compleja debiendo tratarla de forma similar a una croqueta.

Se espesa y saboriza la leche, se enfría, da forma, reboza y fríe en abundante aceite, logrando así mucha energía por ración que puede superar las 250 Kcal.

Las 27 mejores recetas de dulces saludables que te harán olvidarte de las torrijas

En Vitónica

Las 27 mejores recetas de dulces saludables que te harán olvidarte de las torrijas

Rubiols

Rubiol

Los rubiols son un dulce de origen mallorquín que consiste en una masa a base de manteca y harina, rellena con requesón y mermelada u otros dulces.

Si bien en este caso la masa se hornea, siempre se decora con azúcar y esto incrementa el valor calórico de la receta considerablemente, alcanzando con facilidad las 260 Kcal por unidad.

Borrachuelos malagueños

Borrachuelo

Es el dulce más típico de Málaga en Semana Santa y la masa se elabora de forma muy similar a los pestiños pero se aromatiza con vino o licor.

Así, las calorías de los borrachuelos malagueños son superiores y se incrementan también debido a la fritura que los caracteriza y el azúcar que los decora. Tradicionalmente se rellenan de cabello de ángel aunque también se pueden elaborar con batata como nos muestran en Directo al Paladar.

Por cada unidad este dulce de Semana Santa ronda las 300 Kcal.

Flores fritas

Floresfritas

Las flores fritas son uno de los dulces más populares en Galicia, su realización es compleja aunque no es más que una masa dulce frita y con forma de flor.

Por cada unidad de estas flores fritas que sacian muy poco o nada y que son muy livianas en cuanto a peso tendremos unas 130 a 160 Kcal.

Roscos o rosquetes de Cádiz

Roscos

Son un dulce ligero entre toda la variedad, pues aunque llevan azúcar y harinas refinadas como todos los anteriores, se conforman de poca masa y son de pequeño tamaño.

Además, se hornean y no se rebozan en azúcar, siendo por ello los roscos o rosquetes de Cádiz una de las alternativas más reducidas en calorías con sólo 80 Kcal por unidad.

Estos son los dulces más típicos de Semana Santa y sus calorías. Todas las alternativas son concentradas en energía y sus nutrientes de escasa calidad nutricional por lo que sacian muy pobremente al organismo.

Imagen | Directo al Paladar

Primeros auxilios emocionales: 7 claves para emergencias psicológicas

Estas técnicas son útiles para romper bucles de emociones negativas

En ocasiones nos encontramos ante situaciones en las que un amigo, un conocido o un familiar están pasando por un mal momento y sentimos la responsabilidad de ayudar a que ese malestar disminuya o simplemente ofrecerle nuestro apoyo.

En estas circunstancias es posible que nos sintamos algo desubicados y no sepamos qué hacer; es por esto que existen manuales y guías sobre primeros auxilios emocionales que nos explican cuáles son las formas más efectivas y qué podemos hacer para aliviar el sufrimiento de esa persona.

Breve guía de primeros auxilios emocionales

Así como cuando nos hacemos daño físico vamos al médico y parece que exista un plan perfectamente establecido para curar esa herida, el dolor psicológico en ocasiones es un laberinto lleno de entresijos del que resulta casi imposible salir.

Si os habéis sentido así en alguna ocasión y queréis ayudar a otras personas a salir de ese bucle de pensamientos y emociones negativas, a continuación os damos algunas claves.

1. La escucha activa: acompañar escuchando

Es muy típico que, cuando nos topamos con alguien que lo está pasando mal, en lugar de escuchar expongamos una serie de consejos “mágicos” que creemos podrán aliviar el sufrimiento en cuestión de segundos.

Nada más lejos de la realidad: debemos reprimir ese deseo de aconsejar y en cambio prestar atención a todo aquello que la persona en crisis nos quiera decir. Ofrecer nuestro tiempo, nuestra atención y estar presentes será algo que además de empatía emocional, mostrará acompañamiento.

2. Ofrecer nuestra ayuda y preguntar qué podemos hacer

A la vez que ponemos en marcha la escucha activa, es de especial relevancia que la persona en cuestión entienda que estamos a su lado para ayudar en todo lo que necesite. Para ello, y de forma altruista, prestaremos nuestra asistencia y preguntaremos en qué podemos ayudarle.

Detalles tan pequeños como proporcionar pañuelos de papel, agua o incluso algo de comer pueden ser de gran importancia para alguien que lo está pasando mal, en función de las circunstancias. No olvidemos que en momentos de crisis nuestra atención está totalmente centrada en el acontecimiento traumático y olvidamos detalles tan relevantes como alimentarnos.

3. Normalidad ante el llanto

Y llega ese momento en el que a nuestro amigo o familiar se le saltan las lágrimas y nosotros no sabemos qué hacer o hacia dónde mirar. Pues bien, es sencillo: normalizaremos la situación acercándole un pañuelo de papel de manera sutil y dejaremos que esa persona se desahogue sin alterar el contexto.

Permaneceremos a su lado, como hemos comentado anteriormente, escuchando todo aquello que nos quiera decir. En ocasiones los gestos de compasión e incluso el acercamiento físico puede resultar de ayuda. Un abrazo o acariciar sutilmente el brazo indica que estamos por y para ellos.

4. Los silencios: el arte de permanecer callado

Seguramente os ha ocurrido que, de repente, la persona a la que estábais ayudando se ha quedado sin palabras, y que durante este silencio no sabías si sacar otro tema o callar.

Es de suma importancia respetar los silencios, ya que pueden indicar momentos en los que la persona está gestionando sus emociones, reflexionando y asimilando todo lo que está ocurriendo. Reiniciar la conversación para evitar el silencio no es aconsejable.

No sentirse incómodo y permanecer al lado de esa persona ofreciendo algún leve acercamiento físico es beneficioso. El lenguaje no verbal siempre gana a las palabras; por lo tanto, pongámoslo en práctica.

5. Que la curiosidad no nos gane

Ofrecer nuestra ayuda a alguien y que esa persona la acepte no nos convierte en su “diario personal”. Con esto queremos decir que es importante respetar la intimidad de esa persona. Existen detalles personales que preferimos guardar para nosotros mismos.

Por ello es significativo procurar no indagar hasta el fondo del asunto e intentar conocer todos los detalles; por contra, debemos respetar y entender lo que esa persona quiera decirnos sin interpretar su actitud como un signo de falta de confianza.

6. Gestionar nuestras propias emociones

Podemos enlazar el punto anterior con éste: sentir que alguien no quiere exponernos todos sus problemas u ofrecernos todos los detalles, o simplemente que le apetezca estar solo, no se debe tomar como un desprecio o como una falta de confianza.

Gestionar las emociones que nos produce hablar con esa persona es de especial relevancia para ofrecer la mejor ayuda posible. No podemos molestarnos por situaciones que nos “resten protagonismo” ya que el protagonismo real se halla en la persona en crisis.

De igual modo, aunque nos sintamos muy identificados con lo que le está ocurriendo, no es el momento adecuado para exponer nuestros propios problemas. Hablar de nosotros mismos cuando estamos apoyando a otra persona por lo general no es de ayuda.

7. Respetar la soledad

Existen personas que en momentos de crisis o tristeza prefieren estar solas. Respetar el deseo de soledad de cada individuo es fundamental para evitar situaciones de mayor carga emocional o incómodas.

La independencia, el espacio personal y la opción de permanecer en soledad para reflexionar con nuestro yo interior son opciones que favorecen la recuperación para algunas personas. Por lo tanto, y aunque deseemos dar apoyo, debemos respetar este tipo de situaciones pero dejar claro que estamos a su disposición para lo que necesite.