Cómo es el pez que vivió con los dinosaurios y que solo hay 15 ejemplares en todo el mundo

Cómo es el pez que vivió con los dinosaurios y que solo hay 15 ejemplares en todo el mundo

Captura de video de: https://www.telemundowashingtondc.com/videos/videos-noticia

Si te estás preguntando cómo luce el pez que vivió con los dinosaurios y del cual existen solo 15 ejemplares en todo el mundo, aquí te lo mostraremos. Este animal acuático se encuentra en Rumania y es sumamente difícil de encontrar.

También te puede interesar: Así es como la música puede reducir el estrés y los síntomas de ansiedad

Su nombre científico es «Romanichthys valsanicola»

Mejor conocido como el “asprete”. Es un pez elusivo, siempre escondido. Tal vez, esa cualidad es la que le ha permitido sobrevivir durante tantos millones de años. La verdad, pocos depredadores pueden capturarlo.

Se le cataloga como un verdadero fósil viviente. Un pez de hábitos 100% nocturnos, siendo casi imperceptible en la oscuridad de los ríos nocturnos. Es muy difícil de ver, incluso en las pocas veces que sale de día.

Desde la extinción de los dinosaurios, muchas cosas han cambiado en la Tierra. Quizás, lo que más llama la atención son las variaciones en las especies animales y vegetales. Se trata de los cambios propios de la evolución natural.

No obstante, el asprete ya existía en las épocas prehistóricas. De esos tiempos, cuando ni siquiera existían los humanos, quedan algunos fósiles de dinosaurios intactos. Y también estos extraños y milenarios peces de Rumania.

Fue descubierto en los años 50 del siglo XX

Por lo tanto, es una especie recientemente conocida. Tan escondidos han permanecido, que hace menos de 100 años que los humanos se percataron de su existencia. Vale decirse que son peces que siempre han tenido poca población.

Es un animal fluvial. Los machos logran un tamaño de hasta 11 centímetros desde la cabeza hasta la cola. Igualmente, su color es ocre muy similar al lecho de los ríos. Por este motivo, es complicado verlo.

La verdad es que se sabe poco de este pez. Hay pocos ejemplares y se le ha visto en contadas ocasiones. Por ello, son escasos los estudios. No obstante, no cabe duda que es una especie con gran habilidad de sobrevivir.

Los animales cambian en el transcurso de los milenios

No solo suceden extinciones, sino que las propias especies tienden a mutar. Por ejemplo, muchos reptiles desarrollaron plumajes y dieron lugar a las aves. Además, las especies vivientes se adaptan a nuevas condiciones.

Una de las ventajas del asprete es que se ha mantenido en un ambiente de pocas variaciones desde hace millones de años. En parte, esto también ha sido la clave de su larga existencia.

También te puede interesar: Todo acerca de las almas gemelas; qué son y cómo puedes reconocer la tuya

¿Deseas saber más sobre el asprete? Pues, hay un movimiento en redes sociales para su preservación. Este fósil viviente es un testimonio que debemos conservar sobre la historia de la biología terrestre.

Fuente:

CLARIN

Los 8 alimentos más saludables y fáciles de encontrar

Plato de setasLas setas son ricas en vitaminas B y D, así como en nutrientes minerales | GTRES

El auge de Internet ha disparado el interés por superalimentos, curaciones y remedios milagrosos. Atribuimos con facilidad propiedades terapéuticas a productos exóticos o difíciles de conseguir, en parte porque nuestra falta de familiaridad con ellos los dota de un halo de misterio.

No obstante, en muchos casos los alimentos más fáciles de encontrar son los más saludables. Todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para estar en plena forma están presentes en comidas como las frutas, las setas y algunos tipos de pescado.

Recomendamos a las personas que quieran mejorar su dieta que incluyan algunos o todos estos alimentos en su rutina alimenticia. No obstante, añadirlos a la dieta habitual no es efectivo, sino que estas comidas adquieren todo su potencial cuando a cambio se reduce la frecuencia de otras menos saludables, especialmente aquellas que contienen muchas grasas saturadas y azúcares refinados.

Alimentos saludables y fáciles de encontrar

Los alimentos que incluimos en esta lista son fuentes ideales de nutrientes como las vitaminas, los minerales y la fibra. Todos ellos son muy saludables y fáciles de encontrar en cualquier tienda o supermercado.

Muchos de estos alimentos son especialmente recomendables para quienes necesiten cuidar su dieta, como en casos de colesterol alto o sobrepeso, pero cualquier persona debería procurar consumir estos alimentos a menudo puesto que son útiles para sustituir otros alimentos menos nutritivos y sanos.

1. Pescado azul

Los pescados azules como el salmón, las sardinas y la caballa contienen muchos ácidos grasos omega 3, excelentes sustitutos de las grasas saturadas que aporta la carne roja, mucho más ricas en lipoproteínas de baja densidad o LDL, más conocidas como “colesterol malo”. Esto disminuye el riesgo de aterosclerosis.

Los ácidos grasos omega 3 tienen múltiples beneficios para el corazón: además de ayudar a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, regularizan el ritmo cardiaco (previniendo paros súbitos) y tienen un efecto anticoagulante que disminuye el riesgo sufrir de ataques al corazón.

2. Aguacate

Esta fruta mexicana contiene grasas monoinsaturadas (más saludables que las saturadas), carotenoides, fitosterol, vitaminas y fibra soluble; todos estos componentes reducen los niveles de colesterol malo. El aceite de aguacate también se considera muy beneficioso para nuestra nutrición.

Además del aguacate, otras frutas especialmente saludables son el kiwi, la naranja y la granada. Todas ellas son ricas en fibra y en vitaminas de distintos tipos, además de ser perfectas para consumir como aperitivo.

3. Almendras

Comer almendras proporciona muchos nutrientes fundamentales para nuestro organismo, entre otros vitaminas B y E, hierro, calcio y fibra. Las almendras destacan entre los frutos secos porque contienen muchos antioxidantes, moléculas que reducen el desgaste de las células.

Como el pescado azul y el aguacate, los frutos secos ayudan a mantener niveles saludables de colesterol porque contienen muy pocas grasas saturadas. No conviene comer grandes cantidades de almendras ni de otros frutos secos porque también muy son ricos en calorías.

4. Setas

Las setas son la parte carnosa de los hongos, en la que se encuentran las esporas mediante las cuales se reproducen. Cuando se comen, las setas aportan vitaminas B, selenio, cobre y otros nutrientes minerales.

Como fuente de vitaminas D, que tienen papeles relevantes en la absorción de calcio y en la regeneración celular, las setas son especialmente importantes en la dieta vegana puesto que las vitaminas de esta clase no son comunes en otros alimentos.

5. Acelgas y espinacas

Las verduras de hoja verde son grandes fuentes de fibra, vitaminas A, C y K y minerales como el hierro, el magnesio y el manganeso. Entre estos alimentos destacan las acelgas y las espinacas, aún más ricas en nutrientes que otros vegetales similares.

6. Yogur

El yogur con leche entera contiene vitamina B12, proteínas, carbohidratos, fósforo y selenio, con lo cual resulta un alimento muy nutritivo. Además es beneficioso para la flora intestinal y aumenta el colesterol menos de la mitad de lo que lo hace la leche.

El yogur griego tradicional se considera especialmente saludable porque contiene una cantidad elevada de proteínas. También sacia más que yogures de otro tipo, por lo que reduce el riesgo de ganar peso.

7. Avena

Los cereales integrales como la avena, el trigo, el maíz y la quinoa nos proporcionan fibra soluble. Este tipo de fibra hace que absorbamos cantidades menores de colesterol «malo”, por lo que tiene efectos saludables para el corazón y para el sistema cardiovascular.

La avena destaca entre los cereales integrales porque además de ser rica en fibra soluble, carbohidratos, proteínas y minerales contiene beta-glucanos, moléculas que potencian aún más la reducción de colesterol.

8. Brócoli

El brócoli es una fuente ideal de vitaminas C, K y B, y también contiene manganesio. Los niveles de carbohidratos y grasas presentes en el brócoli son muy escasos, por lo que incluirlo en la dieta puede ser especialmente adecuado si se quiere prevenir la ganancia de peso a la vez que se obtienen nutrientes esenciales.

  • Clasificación de los 10 tipos de alimentos (y nutrientes que aportan)

Ensalada cuscús de brócoli. Receta de cocina saludable, sencilla y deliciosa

Ensalada cuscús de brócoli: receta saludable, ligera y saciante para personalizar al gusto

Recetas Saludables

Ensalada cuscús de brócoli: receta saludable, ligera y saciante para personalizar al gusto

Además de saludable (y delicioso), el brócoli es de lo más versátil, así que no hay excusas para acusarlo de monótono o aburrido. Cuando apetecen ya platos más frescos y ligeros, una forma interesante y atractiva de prepararlo es convirtiéndolo en una especie de cuscús verde, para tomar como ensalada fría o templada, de plato único, entrante o guarnición.

Como ya hemos explicado en la receta de colirroz, para obtener su textura granulada no tenemos más que triturar los floretes en un procesador de alimentos, robot o batidora, o usar un rallador grande o buen cuchillo de hoja grande. El brócoli es aún más cómodo de trabajar porque sus cogollos se separan más fácilmente y sin crear tanto estropicio como la coliflor, y los troncos se pueden aprovechar en otras recetas.

Aunque se puede tomar crudo, preferimos saltear brevemente el «cuscús» sobre una base aromática de jengibre, ajo y especias doradas con un poco de aceite. Después no hay más que aliñarlo al gusto y agregar todos los ingredientes que nos apetezcan, para sumar sabor, nutrientes y texturas distintas. Si vamos a tomarlo como plato único o principal, siempre conviene añadir una buena fuente de proteínas de calidad.

Ingredientes

Para 2 personas

  • Brócoli
    1
  • Jengibre (un trocito al gusto)
    5 g
  • Dientes de ajo
    1
  • Comino en grano (al gusto)
    2 g
  • Mostaza en grano (opcional)
    4 g
  • Rabanitos
    6
  • Aceitunas negras de Aragón, kalamata o cuquillo (preferiblemente)
    30 g
  • Huevos
    2
  • Ralladura de limón
  • Perejil fresco o cilantro
  • Levadura de cerveza en copos (opcional)
  • Semillas de sésamo tostado
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra
  • Sal

Cómo hacer ensalada de cuscús de brócoli

Dificultad: Media

  • Tiempo total
    30 m
  • Elaboración
    20 m
  • Cocción
    10 m

Cortar los floretes del brócoli separando el tronco y parte de los tallos más gruesos (reservar para otra receta). Lavar, escurrir y triturar o picar hasta dejar una textura como de cuscús fino. Lavar, secar y picar el perejil. Poner a cocer los huevos en agua hirviendo, unos 10 minutos, y enfriar.

Pelar el jengibre y el diente de ajo. Rallar ambos o picarlos finos, y poner a calentar en una sartén grande con un poco de aceite, añadiendo comino en grano y semillas de mostaza al gusto. Dejar que suelten sus aromas y añadir el brócoli, removiendo bien. Salpimentar.

Cuscus Brocolil Pasos

Saltear el conjunto a fuego más fuerte unos pocos minutos, removiendo sin cesar para que el brócoli se cocine un poco, pero sin perder textura. Agregar ralladura fina de limón y pasar a una ensaladera.

Lavar, secar y laminar o cortar en medias lunas los rabanitos. Picar las aceitunas, deshuesándolas, y añadir ambos ingredientes con el perejil picado al cuscús. Pelar los huevos ya enfriados y cortar al gusto.

Aliñar el brócoli con aceite de oliva al gusto y salpimentar. Aderezar con levadura de cerveza en copos si se desea, y agregar semillas de sésamo tostado. Servir templado o frío, con el huevo o más ingredientes al gusto.

Con qué acompañar el cuscús de brócoli

Como hemos comentado, esta receta saludable de ensalada de cuscús de brócoli es muy versátil y fácil de adaptar a cualquier menú según nuestras necesidades. Simplemente bien aliñado y aderezado será una estupenda guarnición de carne o pescado a la plancha o al horno, tofu salteado o legumbres rehogadas. Como plato único, además de huevo podemos enriquecerlo con frutos secos, queso fresco, aguacate, pollo o pavo cocido, gambas o langostinos, atún o salmón, garbanzos tostados, etc.