⇨⇨ 6 recetas con miel deliciosas y fáciles de preparar

Un chorrito de miel sobre una tortitaLa miel es un alimento natural y muy saludable | La Coctelera

Índice Ocultar

  • – La miel, una opción más natural
  • – Recetas con miel fáciles de preparar
    • – 1. Pan de miel
    • – 2. Galletas de avena y miel
    • – 3. Torta o pastel de miel
    • – 4. Pollo asado con miel y limón
    • – 5. Berenjenas con miel
    • – 6. Salsa de mostaza y miel

A pesar de que en la cocina actual se utiliza el azúcar como el endulzador principal, la miel puede ser un gran sustituto. Las mejores variedades de miel no pasan por los mismos procesos industriales que el azúcar refinado, de modo que conservan en gran medida las propiedades naturales de esta y que la convierten en un edulcorante más sano. un alimento sano.

No obstante, es necesario recordar, que no deja de ser un azúcar simple, por lo que es mejor restringir las cantidades de esta. En este artículo os presentamos varias recetas con miel fáciles de preparar.

 

La miel, una opción más natural

La miel no sólo es una comida deliciosa, sino que además se le atribuyen algunas supuestas propiedades positivas, para cuidar la piel y el cabello. Sin embargo, las investigaciones científicas no aportan datos concluyentes con respecto a muchas de las creencias populares en torno a la miel.

 

Recetas con miel fáciles de preparar

Si bien dada su dulzura la miel suele utilizarse en postres, en esta lista también incluiremos recetas con carne o verdura para que podáis explorar las múltiples posibilidades de este alimento.

Las recetas de esta lista son bastante fáciles de preparar pero hemos incluido algunas variaciones opcionales que pueden hacerlas más elaboradas y aún más sabrosas.

1. Pan de miel

El pan de miel es una comida ideal para desayunos y meriendas, pero también puede ser una alternativa puntual al pan tradicional. Puede prepararse en una única barra o en forma de panecillos.

Ingredientes

  • 3 tazas de harina

  • 3 o 4 cucharadas de mantequilla derretida

  • 1 huevo batido

  • 1/2 o 1 taza de miel

  • 1 taza de leche templada

  • 2 cucharaditas de levadura (polvo de hornear)

  • 1 pizca de sal

Hay varios ingredientes extra que se pueden añadir al gusto, como azúcar, ralladura de limón o de naranja, uvas pasas, nueces, vainilla y especias molidas o en polvo, por ejemplo canela, jengibre, cilantro o clavo.

Elaboración

Para preparar pan de miel en primer lugar hay que batir y mezclar en un bol la mantequilla, el huevo, la miel, la leche y la sal. Tras amasar esta pasta se añaden progresivamente harina y levadura (así como los ingredientes opcionales que queramos usar) y se sigue amasando hasta que se espese.

A continuación se coloca la pasta en un molde (engrasado con mantequilla) o se le da forma de bollos, y se hornea el pan de miel a 180º hasta que esté bien cocido.

Si quieres cocinar pan de miel con naranja puedes añadir un tercio de taza de zumo de naranja al principio del proceso, además de la piel rallada que se añadirá posteriormente.

2. Galletas de avena y miel

Para preparar unas deliciosas galletas de avena y miel necesitaremos los siguientes ingredientes y seguir estos pasos.

Ingredientes (para 10-15 galletas)

  • 1 taza y media de avena

  • 1/2 taza de harina

  • 1/2 taza de miel

  • 1 huevo

  • 4 cucharadas de mantequilla

  • 1/2 cucharadita de levadura (polvo de hornear)

Si te gusta la vainilla también puedes añadir una cucharadita para que las galletas queden aún más sabrosas. Otros ingredientes opcionales son la ralladura de naranja, el chocolate de cobertura, el azúcar moreno y especias como la nuez moscada, el jengibre o la pimienta molida.

Elaboración

Para hacer estas galletas de miel y avena primero debes batir la mantequilla y el huevo en un bol; después añade la harina y la levadura. Mezcla bien la pasta usando una espátula. A continuación debes hacer lo propio con la avena y la miel. Si durante el proceso la masa queda seca puedes añadir un poco de agua.

Después de hacer bolas de masa con una cuchara y de aplanarlas con los dedos, introduce las galletas en el horno (previamente precalentado a 180º o 200º) durante aproximadamente un cuarto de hora, hasta que se doren. Cuando las dejes enfriar adquirirán la dureza adecuada. 

3. Torta o pastel de miel

Alrededor del mundo se han creado muchas variedades distintas de pastel de miel, como el Lekach de los judíos askenazi, el Medovnik checo o el Marlenka de Armenia.

Os presentamos una receta fácil y básica de torta de miel glaseada a la que podéis añadir ingredientes extra como naranja, manzana, avellanas o ciruelas.

Ingredientes

  • 200 gramos de harina con levadura

  • 170 gramos de miel

  • 140 gramos de mantequilla

  • 80 gramos de azúcar

  • 2 huevos batidos

  • Agua

Elaboración

Pon la mantequilla, la miel, el azúcar y una cucharada de agua en una sartén. Debes calentar y remover la mezcla hasta que se derrita. Después aparta la sartén del fuego y mezcla su contenido con los huevos batidos y la harina.

A continuación pon la masa en un molde y hornea la torta durante unos 45 minutos a 180º. Déjala enfriar hasta que esté templada; añade entonces el glaseado. Para preparar el glaseado mezcla 50 gramos de azúcar, una cucharadita de miel y un par de cucharaditas de agua caliente.

4. Pollo asado con miel y limón

Con esta receta podrás dar fácilmente un giro dulce al clásico pollo asado. La lista de ingredientes está pensada para dos personas; puedes modificar las cantidades en función del número de comensales.

Ingredientes

  • 2 pechugas de pollo

  • 1/2 limón

  • 1 cucharadita de miel

  • 1 cucharadita de salsa de soja

  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración

En primer lugar exprime el limón en un bol y mezcla su zumo con salsa de soja y miel. La salsa resultante se pone sobre las pechugas de pollo, previamente sazonadas con sal y pimienta. Si te apetece también puedes aliñar el pollo con cebolla y con ajo en polvo. Si pones el medio limón exprimido entre las pechugas les añadirás aún más sabor.

El pollo se tiene que hornear durante aproximadamente media hora a 180º o 200º. Durante este proceso lo rociaremos una o dos veces más con la salsa que hemos preparado, tanto para darle sabor como para evitar que se seque.

Puedes acompañar el pollo con miel y limón de ensalada o patatas asadas, así como perejil y rodajas de limón o cualquier otro condimento que te parezca adecuado.

5. Berenjenas con miel

Las berenjenas son utilizadas en platos típicos de muchas culturas distintas, como la Mousaka griega, el Baba ganush árabe o la escalibada catalana. Se recomienda remojarlas en agua con sal durante un día antes de freírlas puesto que si se fríen sin haber hecho antes esto absorben mucho aceite.

Ingredientes

  • 1 berenjena grande

  • 1 taza de harina

  • 60-80 gramos de miel

  • 1 taza de aceite de oliva

  • 1 pizca de sal

Elaboración

En primer lugar hay que lavar la berenjena y secarla. Después se corta en rodajas relativamente gruesas y se esparce un poco de sal por las dos caras de cada rodaja. A continuación se secan con papel de cocina.

Se rebozan las rodajas de berenjena en harina y se fríen en una sartén a temperatura media-alta. Cuando la parte que toca el aceite adopte un tono entre marrón y dorado será el momento de girarlas.

Una vez estén fritas, coloca las rodajas de berenjena en papel de cocina para quitar el aceite sobrante. Para terminar, salpica las berenjenas con miel y sirvelas templadas o a temperatura ambiente.

6. Salsa de mostaza y miel

La salsa de miel y mostaza se ha popularizado mucho durante los últimos años, en parte por la facilidad de la receta. Es un complemento perfecto para carnes, como pollo, pescado (por ejemplo salmón), solomillo o costillas de cerdo, pero también se puede usar para dar sabor a verduras, ensaladas, patatas al horno o tofu, siendo en este sentido similar a la conocida salsa César.

Ingredientes

  • 1 cucharada de mayonesa casera

  • 1 cucharada de miel

  • 1 cucharadita de mostaza (preferiblemente de Dijon)

También puedes añadir vinagre blanco, una pizca de sal, pimienta molida y/o ajo en polvo, pero los ingredientes básicos de la salsa son los mencionados en la lista anterior.

Elaboración

Una vez hecha la mayonesa casera, la salsa de mostaza y miel es muy sencilla de preparar: sólo tienes que mezclar los ingredientes en un bol y dejar enfriar la salsa en el frigorífico durante unas dos horas.

La cantidad de los ingredientes puede variar en función de tus preferencias y la dulzura que desees. Se recomienda la mostaza de Dijon por su característico sabor amargo; el resultado es notablemente distinto con otros tipos de mostaza.

¿Qué es el budismo? Historia y creencias de la religión budista

 

El 8% de la población mundial profesa la religión budista. | .

Aunque el budismo perdió parte de su relevancia hace muchos siglos, la religión budista sigue siendo una de las que más seguidores tienen. En las últimas décadas el interés por el budismo se ha incrementado en todo el mundo, especialmente en Occidente, donde hay muchos budistas que siguen las tradiciones del budismo zen o del tibetano.

En este artículo explicaremos qué es el budismo y cuáles son sus creencias, principios, enseñanzas y conceptos fundamentales. Además resumiremos su origen, su historia y las similitudes y diferencias entre las distintas escuelas de esta religión.

  • Mandalas: significado e imágenes para colorear

¿Qué es el budismo?

La religión budista es la cuarta con más creyentes del mundo, superada sólo por el cristianismo, el islam y el hinduismo. Se calcula que hay entre 488 y 535 millones de budistas en el planeta, es decir, aproximadamente el 8% de la población mundial.

La mitad de los seguidores del budismo viven en China. Esta religión también es muy relevante en Tailandia, Japón, Myanmar (o Birmania), Sri Lanka, Camboya y otros países del sur y del sureste de Asia.

Además de una religión, el budismo es una filosofía y un estilo de vida que promueve ciertos principios morales; en las religiones asiáticas, como el hinduismo, el sijismo y el jainismo, se denomina “Dharma” a una serie de normas de conducta que favorecen el mantenimiento y la estabilidad del orden social y del cósmico.

En cuanto al significado del término «budismo», éste viene de la palabra buddhi, que significa “despertar” o “inteligencia” en sánscrito. Según los budistas, sus principios tienen como objetivos que quienes las siguen den un sentido a su vida, desarrollen la sabiduría para comprender el mundo, tengan una conducta ética y sean conscientes de sus acciones y de sus pensamientos.

Buda y la historia de la religión budista

Se cree que el fundador del budismo fue Siddhartha Gautama, un hombre que nació en el actual Nepal entre los siglos VI y V a. C. Los detalles sobre su biografía son inciertos, puesto que existen numerosas narraciones que se contradicen entre ellas.

Gautama, que sería conocido posteriormente como “el Buda”, fue un sabio estudiante de los Vedas, textos religiosos que surgieron en el subcontinente indio hace entre 2 y 3 mil años y que son también muy relevantes para el hinduismo, siendo en esta religión los libros sagrados.

El Buda no es considerado un dios (el budismo es una religión sin dioses), aunque sí una persona con características sobrehumanas que alcanzó la iluminación a través de la meditación o Dhyana y transmitió sus enseñanzas a un gran número de discípulos.

Aunque su popularidad descendió en la India durante la Edad Media, la religión budista se expandió al resto de Asia e incluso a Grecia. Posteriormente el hinduismo, el islam y el cristianismo sustituyeron al budismo en muchos de los países donde había sido predominante.

  • Creencias, principios e historia del hinduismo

Las escuelas budistas

La mayoría de budistas siguen las tradiciones Mahayana, Theravada o Vajrayana. También son importantes el budismo zen, el tibetano y el nichiren.

1. Theravada

Se considera que la vertiente Theravada es la forma más ortodoxa de budismo, es decir, la más cercana a la original. Predomina entre los budistas de Sri Lanka, Myanmar, Tailandia y Camboya, y también es relativamente común en China.

El Theravada promueve la obtención de experiencia y de conocimiento, así como el desarrollo de la racionalidad, y prioriza el papel de los monjes por encima del de la gente común.

2. Mahayana

El budismo Mahayana es el más popular de todos, siendo especialmente importante en países del este de Asia como China, Japón, Corea y Singapur.

Su interpretación de las enseñanzas de Buda es más libre que la del Theravada y ha ido variando a lo largo de la historia. Según el Mahayana, el objetivo del budismo es el bienestar de todos los seres vivos.

3. Vajrayana

El Vajrayana también es conocido como Mantrayana y budismo tántrico. Quienes siguen las enseñanzas de esta escuela buscan alcanzar la trascendencia en vida a través de la meditación, principalmente.

4. Budismo tibetano

El budismo tibetano se basa en el Vajrayana. Aunque no es una de las tradiciones más populares en Asia (excepto en Tibet, Mongolia, Bután, India y Nepal), es seguida por muchos budistas occidentales.

El célebre «Dalái Lama» con el que se suele identificar en Occidente al budismo es en realidad un símbolo específico del budismo tibetano. Los lamas son una clase de monjes budistas con influencia económica y política, entre otros aspectos, además de religiosa.

5. Budismo zen

Por último cabe mencionar el budismo zen, que se practica en Japón y en menor medida en otros países cercanos. Como sucede con el budismo tibetano, esta escuela es muy popular en Occidente pero no tanto en Asia, proporcionalmente hablando.

Se trata de una subescuela del Mahayana que enfatiza el papel de la meditación y de la experiencia directa en la obtención del conocimiento. Por contra, da una menor relevancia al pensamiento racional y verbal.

  • ¿Cómo practicar meditación? Mindfulness, meditación Zen, Vipassana…

Creencias, principios y filosofía

Las tradiciones budistas comparten una serie de principios y creencias fundamentales propias de esta religión en su conjunto; se distinguen sobre todo en el énfasis que dan a distintos modos de aplicar el Dharma, es decir, de conocer el mundo y fomentar el orden cósmico.

El libro sagrado del budismo es el Tipitaka o Canon Pali, que sirve como base al budismo theravada y en consecuencia también al resto de escuelas, que parten de esta. No obstante, las tradiciones posteriores aportaron otras escrituras adicionales que pueden resultar contradictorias entre ellas al definir los principios budistas.

1. Las Tres Características de la Existencia (Tri-laksana)

Esta enseñanza describe las características del mundo material, el que podemos percibir con los sentidos y que confundimos con la realidad, según el budismo:

  • Impermanencia (Anitya): todas las cosas, incluida la vida, cambian, decaen y resurgen constantemente; nada es permanente, excepto los seres que alcanzan la liberación (o Nirvana).

  • Insustancialidad (Anatman): las cosas y los seres vivos no tienen una esencia, por lo que el “yo” y el alma no existen.

  • Sufrimiento o insatisfacción (Duhkha): este término incluye el dolor que surge de la vida y del transcurso hacia la muerte.

2. Las Cuatro Nobles Verdades

El budismo habla de cuatro principios fundamentales que han sido promovidos por quienes han alcanzado el Nirvana:

  • El sufrimiento y la insatisfacción (Duhkha) son inevitables.

  • Samudaya: el Duhka surge de los deseos.

  • Nirodha: el Duhka desaparece cuando no hay deseos.

  • Magga: seguir el Noble Camino permite la liberación del Duhkha.

3. El Noble Camino

Se conoce como “Noble Camino Óctuple” a la vía para alcanzar el Nirvana o desaparición del sufrimiento. Estas ocho enseñanzas se agrupan en tres conceptos principales:

  • Sabiduría (Panna): comprender el mundo y pensar de forma correcta.

  • Moralidad (Sila): hablar, actuar y ganarse la vida adecuadamente.

  • Meditación (Samadhi): esforzarse, estar presente y concentrarse del modo correcto al entrenar la mente.

4. Samsara, renacimiento, Nirvana y Karma

“Samsara” es el término que se utiliza en el budismo para describir el ciclo de cambio continuo que estructura la existencia, tanto a nivel individual como cósmico. Todos los seres vivos están inmersos en este ciclo de muerte y renacimiento hasta que alcancen la liberación o Nirvana, que consiste en la adquisición del conocimiento profundo sobre el mundo (la iluminación) y por tanto en el cese del sufrimiento o Duhkha.

Cada renacimiento tiene lugar en uno de los seis reinos del Samsara: el de los dioses o Deva, el de los semidioses o Asura, el de los humanos (reino Manusya), el de los animales (Tiryak-yoni), el de los espíritus hambrientos o Pretas y el infierno, reino de los Naraka. El número y las características de los distintos mundos varían en función de la escuela.

El concepto de Karma (“acción”) hace referencia a la creencia de que las obras, las palabras y los pensamientos tienen consecuencias en una misma vida y en el siguiente renacimiento. Según los principios del budismo, el Karma determina en parte los acontecimientos vitales, la personalidad e incluso la clase social en la que nacemos, entre otros aspectos.

  • Las 10 leyes del karma (y significado del concepto)

7 consejos para escoger y cuidar un colchón

Cuidar el colchón correctamente previene el envejecimiento prematuro

Tener un buen colchón y cuidarlo de forma adecuada es muy importante para nuestra salud.  Si dormimos en un colchón viejo, de baja calidad o sucio es probable que experimentemos distintos problemas, entre ellos dolor de espalda, fatiga crónica, irritación de las vías respiratorias, dolor de articulaciones e incluso envejecimiento prematuro.

En este artículo nos proponemos daros unos sencillos consejos para escoger un colchón y cuidarlo correctamente. De este modo podréis descansar de forma satisfactoria y probablemente ahorrar una cantidad importante de dinero.

  • Tal vez te interese: 11 técnicas y consejos para dormir bien y evitar el insomnio

Consejos para escoger y cuidar un colchón

Sigue estas recomendaciones para conseguir un descanso más saludable. Ten en cuenta que las especificidades pueden variar en función del tipo de colchón; en todos los casos conviene consultar las instrucciones del fabricante.

1. Decide qué material prefieres

Los colchones de muelles son firmes y transpiran muy bien, lo que los hace una buena elección en lugares donde hace mucho calor. No obstante acumulan muchos ácaros en comparación con otros tipos de colchón.

La espuma viscolástica se adapta al contorno del cuerpo y es de firmeza variable. Si bien tiene fama de dar calor, los modelos más modernos producen este efecto de forma mucho menos marcada. Los colchones de látex son cómodos y frescos, aunque son muy firmes y se endurecen más con el paso del tiempo.

También existen colchones híbridos, que combinan en distintas proporciones los materiales que componen los de muelles, los de espuma y los de látex.

La posición en que dormimos también es importante al escoger un colchón. Para las personas que duermen de lado suele ser recomendable escoger un colchón menos firme que para las que duermen de espalda y boca abajo.

2. Transpórtalo con cuidado

Es muy fácil que los colchones se deformen y se estropeen; por ejemplo, si compramos un colchón nuevo y para llevarlo a casa lo embutimos en un coche demasiado pequeño es probable que quede inutilizable. Este riesgo es especialmente marcado con los colchones de muelles, más rígidos que los de espuma y los de látex.

Para transportar un colchón se recomienda protegerlo con una funda de plástico; esto ayudará a evitar que se doble y que se manche. Dejar un colchón descubierto al almacenarlo o al meterlo en un camión de la mudanza nunca es una buena idea.

3. Cámbialo cada 8-12 años

La vida útil de los colchones varía en función del material del que estén hechos: los colchones de muelles duran unos 8 años, los de espuma viscoelástica 10 y los de látex 12.

Conviene que prestemos atención a nuestro estado físico. Si empezamos a notar que descansamos poco y sabemos nuestro colchón está cerca de llegar al final de su vida útil, será el momento de sustituirlo por uno nuevo.

4. Cúbrelo para mantenerlo limpio

Si nuestro colchón está cubierto por una colcha o algún otro tipo de protección será más difícil que la suciedad, la humedad o el polvo lleguen a él. No sólo debemos tapar la parte superior del colchón sino que también es importante cubrir la cara inferior.

Mantener el colchón cubierto es especialmente importante para las personas con alergia al polvo o a los ácaros. Es posible encontrar colchas y fundas especiales para proteger el colchón del polvo, las chinches o incluso del líquido, ideales para personas que sudan mucho mientras duermen.

5. Lava la ropa de cama con frecuencia

Es inevitable que la ropa de cama se manche ocasionalmente de polvo, pelos, sudor o comida, en especial si vivimos con mascotas. La suciedad puede llegar al colchón, dañándolo y aumentando la probabilidad de que acumule bacterias.

Lavar las sábanas y las mantas al menos cada dos semanas nos ayudará a mantener nuestro colchón limpio. El protector de colchón puede lavarse de forma menos regular.

6. Dale la vuelta con regularidad

Girar el colchón en ambos sentidos evita que el polvo se acumule en su superficie: al darle la vuelta, las partículas que puedan haberse depositado caerán con más facilidad. Se recomienda que esta tarea sea llevada a cabo por dos personas.

Al comprar un colchón nuevo conviene girarlo cada dos o tres semanas para evitar que tome mala forma, pero después darle la vuelta tres o cuatro veces al año será suficiente. Cuando se haga se puede utilizar una aspiradora para eliminar el polvo más eficazmente, y aprovechar la ocasión para dejar que el colchón y la cama se aireen.

Hay que tener en cuenta también que se están popularizando modelos de colchón que sólo pueden utilizarse en una posición determinada.

7. Límpialo con un trapo seco

Si necesitas quitar una mancha de tu colchón debes usar un trapo seco humedecido en un poco de agua caliente; esto evitará que el exceso de agua lo estropee. Si tu colchón se moja, sécalo primero y después procede a limpiarlo.

Para manchas difíciles se suele recomendar el uso de peróxido de hidrógeno y bicarbonato sódico, que también ayudará a eliminar los olores. Siempre será importante procurar que el colchón esté húmedo durante el menor tiempo posible.

Donuts de queso y otros donuts salados que querrás hacer

De calabacín, caramelo salado, con trocitos de bacon… ¡Hay vida más allá de los clásicos donuts! Su masa esponjosa y suave es perfecta para agregar cualquier otro ingrediente, y no solo los típicos dulces. Toma nota de estas recetas de donuts salados para darle un giro original a los tuyos.

Donuts de queso y otros donuts salados que querrás hacer

Rosquilla, dona, berlina… Llámalos como quieras, pero los donuts tienen algo que nos chifla. Y además tienen la capacidad de gustar a (casi) todo el mundo. Si no, que les pregunten a Homer Simpson o, sin irnos tan lejos, a Dabiz Muñoz, quien ha lanzado una edición limitada de este dulce en colaboración con la marcha de bollitos más famosa. Te adelantamos a qué sabe: mantequilla tostada, vainilla, limón y chocolate con notas picantes.

Quizá los donuts que te proponemos no son tan sumamente elaborados, pero está claro que algo tienen de especial: ¡son salados! Sí, amiga. Estamos más que acostumbradas a sabores tradicionales como el chocolate o la fresa, pero ¿qué dirías de un donuts de bacon? Estas rosquillitas saladas son geniales si buscas un aperitivo o snack desenfadado y casual, además de sorprendente. 

Y lo mejor es que, haciendo nuestros propios donuts y adaptándolos a versiones saladas, podemos prescindir de tantos azúcares y grasas (entre otros). De hecho, hasta existen versiones healthy sin un gramo de azúcar. Otra de las ventajas es que podrás agregar alimentos que estén vagando por tu nevera y convertir esta en una receta de aprovechamiento. Queso, especias, embutido o verduras que tengas abandonadas. ¿Te ha picado el gusanillo? No te pierdas las recetas de donuts salados que te enseñamos a continuación.

VER 5 FOTOS

Donuts rellenos de queso

Bueno, bueno cheeselovers… Estos donuts parecen ‘los de siempre’, pero poco tienen que ver con los más tradicionales. Están rellenos de queso (preferiblemente, elige uno que se funda bien) y glaseados para que no pierdan esa cubierta crujiente que tanto les caracteriza.

Donuts de calabacín y parmesano

¿Un donuts de color verde? Efectivamente, y este color se debe al calabacín que incorpora la receta. Para hacerlos necesitarás, aparte de esta verdura: harina de almendras, queso de tetilla, parmesano, huevos, sal y algunas especias (pimienta, ajo y orégano). ¡Los amarás!

Donut de caramelo salado

Ni para ti, ni para mí. Este donuts aúna lo mejor del mundo salado y dulce con una cobertura de salted caramel o toffee. Remata con tu topping favorito. En este caso es crema de vainilla y un trocito de cookie. ¡Es el momento de ponerse creativa!

Donut de bacon crujiente

Puede parecer una combinación arriesgada, pero unos copos de bacon crujiente pueden dar un giro original a tu receta habitual de donuts. En este caso llevan además un glaseado cremoso de sirope de arce (que podrás encontrar fácilmente en supermercados).

Pizza donut

Dos de las comidas más foodporn que pueden existir, y además juntas. Sobre la masa de donut (mejor si lo divides a la mitad), coloca queso fundente (cheddar, queso para gratinar, azul…) y remata con pepperoni, jamón, o incluso alguna verdura suave, como los champiñones. 

#Dulce #Recetas #Recetas baratas #Recetas fáciles #Recetas para principiantes

13 recetas con harina de garbanzos para sumar fibra y proteínas vegetales a tus platos


13 recetas con harina de garbanzos para sumar fibra y proteínas vegetales a tus platos

13 recetas con harina de garbanzos para sumar fibra y proteínas vegetales a tus platos

Sin comentarios

Las harinas refinadas son un ingrediente que debemos evitar en la dieta habitual. En su reemplazo podemos acudir a harinas integrales o de grano completo pero también son buena alternativa las harinas derivadas de legumbres. Por eso, dejamos 13 recetas con harina de garbanzos para sumar fibra y proteínas vegetales a tus platos.

Harina de garbanzos: una alternativa de calidad para tus platos con harina

A diferencia de la harina de trigo refinada la harina de garbanzos concentra mucha más fibra en su interior y aporta mayor cantidad de proteínas vegetales.

De esta forma, se trata de una buena opción para elaborar platos diversos que incluyen harina y obtener con la misma, mejores nutrientes y más saciedad, así como menor índice glucémico.

Por otro lado, la harina de garbanzos absorbe mucha más agua que la harina de trigo, lo cual permite emplear menores proporciones y así, reducir hidratos en algunas preparaciones.

Asimismo, en dietas veganas la harina de garbanzos puede ser el reemplazo perfecto al huevo en preparaciones como crepes o tortillas.

Podemos elaborar con harina de garbanzos unas galletas saladas o crackers ideal para picar entre horas, unas mini tortitas aptas para veganos, unas pizzetas con crema de aguacate, unas arepas sin gluten rellenas de aguacate y atún, una coca con tomate y queso de cabra, unos panecillos de avena y harina de garbanzos sin horno, una tortilla jugosa vegana de calabacín, una tarta salada fina de garbanzos, unos crêpes salados con harina de garbanzos, una tortilla de patata vegana, una pizza con harina de garbanzos mucho más sana, unas crackers crujientes de garbanzos y zaatar o unas tortillas veganas para rellenar como más nos apetezca.

Estas son 13 recetas con harina de garbanzos, perfectas para evitar harinas refinadas y sumar proteínas vegetales así como fibra a tu dieta habitual.

Imagen | Vitónica

Zelandia, el posible octavo continente inmerso en el Pacífico que podría resurgir

Zelandia, el posible octavo continente inmerso en el Pacífico que podría resurgir

Se lo conoce como Zelandia y sería el posible octavo continente inmerso en el Pacífico que podría resurgir. Para muchos, es un verdadero hallazgo. Igualmente, es un ejemplo de que la superficie terrestre tendría muchos cambios en el futuro.

También te puede interesar: Todo acerca de las almas gemelas; qué son y cómo puedes reconocer la tuya

Los continentes del planeta Tierra

Hay algunas discrepancias en cuanto al número de continentes. Algunos dicen que son solo cinco, pero los geólogos enumeran siete: América del Norte, América del Sur, Europa, África, Oceanía, Asia y Antártida.

Es así como se estaría hablando de un octavo continente. Se ubicarían en el océano Pacífico, siendo además algo que alteraría la extensión de esta región oceánica. Es algo que llama la atención de la comunidad científica.

Actualmente, solo emerge del agua lo que se conoce como Nueva Zelanda. Todo el territorio de este país son las cúspides de la masa continental bajo el agua. El asunto es que parece que tiende a emerger paulatinamente.

Estos cambios no son nuevos, pues el planeta está en inagotable transformación. Empero, es raro que una masa continental reaparezca. Igualmente, no se sabe si en el pasado estuvo sobre los mares y era avistable.

Placas tectónicas y calentamiento global

La combinación de estos dos factores ha dado lugar a este posible nuevo continente. Por ejemplo, las placas tectónicas empujan masa pétrea que tiende a elevarse. De esa manera, Zelandia quedaría a la vista de todos.

Por otra parte, los cambios de temperatura hacen que los mares cambien sus corrientes y niveles. Todo esto hace que la superficie terrestre tenga alteraciones casi imposibles de pronosticar y de estudiar con absoluta certeza.

En dado caso, no es algo nuevo. Ya se han detectado variaciones en la zona del Pacífico y en las inmediaciones de Australia. Se sabe que el enorme océano Pacífico guarda en sus profundidades enormes reservorios de masa terrestre.

¿Qué otras variaciones se han visto en la geografía terrestre?

Por ejemplo, se sabe que África se está dividiendo en dos para formar un nuevo océano. Este cambio es paulatino, pero está ocurriendo. Desde el espacio ya se han detectado las fisuras en el territorio africano.

Hay cuestiones que suceden por efectos del incremento de la temperatura. Tal es el caso de una isla de la Antártida que se derrite por la ola de calor. Esto último es efecto de la acción humana sobre la Tierra.

No en vano, los geólogos afirman que vivimos en un periodo del planeta llamado Antropoceno. Una etapa donde la acción de Homo Sapiens afecta toda la existencia de la Tierra.

También te puede interesar: Así es como la música puede reducir el estrés y los síntomas de ansiedad

¿Tendremos una nueva masa continental? Hay que esperar, es algo que no sucederá de la noche a la mañana. No obstante, todo indica que es una gran posibilidad.

Fuente:

ECOOSFERA

Estas son las versiones fit de tus postres favoritos

Imagina poder disfrutar de una cheesecake, brownies o incluso donuts en su versión más saludable. No, no es un sueño: puedes versionar tus recetas dulces favoritas para hacerlas más healthy (e igual de ricas). Estas son algunas recetas de postres fit que te van a cautivar.

Estas son las versiones fit de tus postres favoritos

Disfrutar de un bizcocho, un pedacito de tarta o una cookie es, sin duda, uno de nuestros guilty pleasures (o placeres culpables) favoritos. Habitualmente son platillos golosos que conviene consumir con moderación porque a menudo pecan de contener altas cantidades de azúcares, grasas y también calorías. La buena noticia es que puedes recrear sus versiones fit para que no te pese tanto el comértelos con ganas.

Efectivamente, se puede convertir un postre en saludable sin que este deje de ser tentador y sí, continúa habiendo sitio para el chocolate en estas recetas (especialmente el cacao en polvo). La clave está en sustituir unos ingredientes por otros, desechando aquellos que contengan calorías y grasas innecesarias por otros que sean ricos en proteínas e hidratos de carbono complejos. Por ejemplo, las coberturas de queso en crema tradicionales se sustituyen por yogur griego sin azúcares o cremas de queso ligeras. 

También adquieren importancia los frutos secos, las frutas, la avena y las galletas sin azúcar. Y es que la mayoría de los postres saludables y fitness no contienen este ingrediente, ya que puedes sustituirlo por cualquier edulcorante de tu agrado. Si lo que quieres es disfrutar (pero de verdad) y sin preocuparte tanto por las calorías y cantidad de grasas, anota estos postres saludables que se convertirán en tus favoritos. 

VER 5 FOTOS

Tarta de crema y leche condensada

De primeras te costará creer que es un postre healthy, pero ciertamente lo es. Esta tarta tan instagrameable se elabora con galletas integrales sin azúcar, margarina light, edulcorante, crema pastelera (también en su versión saludable), agua y leche en polvo desnatada. 

Brownie fit de avena y almendras

Chocoadictas, este brownie de chocolate sin azúcar (sí, sí, sin azúcar) ha venido a conquistaros. Este postre no llega harina (¡sorpresa!), es muy proteico, contiene grandes cantidades de fibra e hidratos complejos. Para prepararlo, opta por cacao en polvo también sin azúcar.

Tarta charlota de mango

Esta es una de esas tartas de capas que enamoran. Existen numerosas variantes y esta es de mango, cremosa, crujiente y perfecta si eres fan de la fruta troceada. La cobertura podrás hacerla con yogur griego sin azúcar (puedes endulzarlo con edulcorante) y las capas, con galletas tipo María sin azúcar. Con esta pintaza no nos resistimos a probarla. 

Brownie de cheesecake con galleta

Este postre combina todo lo que un goloso necesita: brownie, crema de queso, galletas tipo Oreo y por supuesto, una buena cookie con chips de chocolate. Un 4 en 1 que además es mucho más saludable de lo que crees. ¿Te animarías a hincarle el diente?

Pancakes de tiramisú

A nadie le amarga un pancake, bien sea para desayunar o a media tarde. Y más si va acompañado de un topping de tiramisú. Estas tortitas están hechas con avena y la crema con la que se presenta puedes hacerla con yogur, queso crema y edulcorante. Puedes agregar cacao en polvo y avellanas y almendras troceadas. 

#Postres fáciles #Recetas #Recetas de chocolate #Recetas fáciles #Recetas ligeras #Recetas para principiantes

Los alimentos que puedes comer aun pasando la fecha de caducidad recomendada

Los alimentos que puedes comer aun pasando la fecha de caducidad recomendada

Alimentos

Los alimentos que puedes comer aun pasando la fecha de caducidad recomendada

En numerosas ocasiones habremos escuchado que los yogures se pueden consumir después de la fecha de caducidad porque lo que está indica es la fecha de consumo preferente y, unos días después, sigue siendo seguro consumirlos. El problema es que la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente son dos cosas distintas y debemos saber cuál estamos leyendo en cada caso para asegurarnos de que si nos pasamos de fecha el alimento siga siendo seguro.

Fecha de caducidad o consumo preferente

Cuando lo que la etiqueta nos está indicando la fecha de caducidad, debemos tener claro que esa es la fecha en la que el alimento ya no es apto para el consumo y tendremos que desecharlo si no lo hemos consumido. Consumir un alimento después de la fecha de caducidad indicada puede suponer un riesgo para nuestra salud dado que las bacterias y microorganismos pueden empezar a alterar y contaminar el producto.

Por otro lado, la fecha de consumo preferente que suele indicarse como «consumir preferentemente antes de…» implica que el producto mantiene sus propiedades intactas hasta la fecha indicada y a partir de ahí empieza a perderlas, pero todavía se puede comer unos días después. Eso sí, tan solo unos días después, no podemos excedernos en semanas. 

Lo ideal es que comamos todos los alimentos antes de las fechas recomendadas, pero en estos últimos podemos ser un poquito más flexibles.

Alimentos que puedes consumir después de la fecha preferente de consumo

fecha-consumo-preferente-alimentos

Los yogures

Los yogures son los alimentos más conocidos en lo que a poder consumirlos después de la fecha preferente se refiere. Esto se debe a que, concretamente los yogures naturales, sus fermentos activos aumentan su acidez y evitan que se generen microorganismos. Esto quiere decir que, durante unos días, después de la fecha preferente de consumo, todavía es seguro comerlos. Eso sí, a partir de ese momento empieza a aumentar la acidez y puede afectar al sabor.

Legumbres y frutos secos

Las legumbres secas y los frutos secos, igual que los yogures, los podemos consumir un tiempo después de pasada la fecha de consumo preferente, aunque sin excedernos demasiado. Eso sí, es importantísimo que tengamos en cuenta cómo las hemos almacenado. Si no están bien secas o han estado en un sitio con mucha humedad debemos tener cuidado.

fecha-consumo-preferente-alimentos

Arroces y pastas

Los arroces y las pastas, siempre que sean secos, también los podemos consumir un tiempo después de su fecha de consumo preferente. En cualquier caso, antes de utilizarlos debemos revisar que no tienen ningún insecto que se haya acumulado dentro. En caso de que lo tengan, lo recomendable es lavar muy, muy bien el alimento.

Los alimentos en conserva

Muchos de los alimentos que encontramos en conserva se pueden consumir después de su fecha de consumo preferente. Lo que debemos tener en cuenta es que, más que probablemente, el sabor de alimento se haya visto alterado y no sepa igual.

Alimentos con los que cumplir la fecha de caducidad a rajatabla

Leche fresca

fecha-consumo-preferente-alimentos

La leche que encontramos en bricks y fuera de las neveras pasan por un tratamiento térmico y eso permite que el producto dure más e, incluso, que pasados unos días de la fecha de consumo preferente esté buena. Sin embargo, la leche que encontramos en las neveras de los supermercados solo dura unos 3 o 4 días y consumirla después de la fecha de caducidad es peligroso.

Carne y pescado

La OCU señala al cuidado especial que debemos tener con el consumo de carne y pescado. Una vez pasada la fecha de caducidad no se debe comer ni carnes, ni pescados, ni tampoco alimentos como el queso fresco. Las posibilidades de que, incluso refrigerados, creen microorganismos y bacterias es muy alto. Si vamos a tardar más en consumirlos lo ideal es que los congelemos.

Este artículo fue originalmente publicado por Iria Reguera en marzo de 2019 y ha sido revisado para su republicación.

Imágenes | Flickr, Pixabay, iStock

La cafeína aumenta la quema de grasa si se consume previo al ejercicio


La cafeína aumenta la quema de grasa si se consume previo al ejercicio

La cafeína aumenta la quema de grasa si se consume previo al ejercicio

Sin comentarios

La cafeína es la sustancia con efecto ergogénico más popular y consumida ampliamente. Mediante el café y otros alimentos o bebidas podemos incorporarla a nuestra dieta y un estudio reciente confirma que su consumo previo al ejercicio aumenta la quema de grasas.

Ingesta de cafeína y aumento en la oxidación de grasas

La investigación recientemente publicada tuvo por finalidad analizar la variación diurna en la oxidación de grasas y la influencia del consumo agudo de cafeína previo al ejercicio.

Los resultados señalan que la tasa de oxidación de grasas es superior durante la tarde pero la cafeína, consumida 30 minutos antes de hacer ejercicio, potencia la quema de grasas, independientemente del momento del día.

Aunque la investigacion en cuestión es de tamaño muy reducido y sólo incluyó a 15 hombres de edad promedio de 32 años, se debe considerar que se trata de un estudio triple ciego, controlado con placebo, lo cual incrementa el valor de los resultados.

Por otro lado, el estudio nos deja como conclusión que la cafeína consumida en cantidades de 3 mg por kilo de peso corporal que puede conseguirse con una taza grande de café de filtro o un café concentrado, unos 30 mintos antes de realizar ejercicio de intensidad moderada incrementa considerablemente la quema de grasas.

Así, si buscamos optimizar la quema de grasas recomendamos el ejercicio por la tarde, de intensidad moderada y posterior a la ingesta de cafeína que potencia la oxidación de lípidos en el organismo.

Imagen | Jumpstory

Guía para principiantes (IV): Remo horizontal con mancuernas


Guía para principiantes (IV): Remo horizontal con mancuernas

Guía para principiantes (IV): Remo horizontal con mancuernas

3 comentarios

Si este año has empezado a hacer ejercicio, ya sea en el gimnasio o en casa, y acabas de iniciar una rutina de ejercicios, esta guía para principiantes te será de gran ayuda, pues en ella te describimos de manera sencilla muchos movimientos que seguro estarán incluidos en tu rutina para trabajar los músculos del cuerpo. Hoy el ejercicio escogido es remo horizontal con mancuerna, a una mano.

Técnica de ejecución del remo horizontal con mancuerna

remo1

Para realizar este ejercicio debemos comenzar tomando una mancuerna con una mano
y apoyando la rodilla y la palma de la mano del lado opuesto sobre un banco plano. La espalda estará fija y el brazo que posee el peso debe quedar extendido por el lateral del cuerpo.

Desde esta posición inicial y conservando la espalda fija, debemos inspirar y tirar de la mancuerna para elevarla hacia la espalda mientras el brazo permanece paralelo al cuerpo, llevando el codo bien atrás para imitar el gesto de remo. Espiramos al final del movimiento mientras descendemos nuevamente el peso, de manera lenta.

Para producir una máxima contracción muscular se puede realizar una ligera torsión del tronco al final del movimiento. También se puede realizar el ejercicio sin apoyar la rodilla en un banco plano, es decir adelantando una pierna y apoyando la mano de ese lado sobre esta mientras inclinamos el torso hacia adelante.

Asimismo, este ejercicio se puede realizar tirando de una polea, en reemplazo de la mancuerna.

Músculos trabajados con remo horizontal con mancuerna

Al realizar este ejercicio se trabaja principalmente el dorsal ancho, músculo importante de la espalda, al igual que el redondo mayor y el haz posterior del deltoides. Al final de la contracción resultan trabajados el trapecio y el romboides también.

Asimismo, los músculos flexores del brazo resultan solicitados al elevar la mancuerna para realizar el gesto de remo, por lo que este ejercicio trabaja de manera secundaria el bíceps braquial, el braquial anterior y el supinador largo.

remo2

Errores frecuentes al realizar remo horizontal con mancuerna

  • Tomar impulso: si al elevar la mancuerna nos ayudamos con un impulso del cuerpo, es probable que el hombro que trabaja no se eleve ligeramente sino que se gire para subir el peso, lo cual puede dañar la zona y además, el impulso no permite concentrar el trabajo en los músculos apropiados, ni realizar el gesto lentamente.
  • Usar un peso excesivo: si el peso cargado es demasiado elevado se limitará el recorrido que realiza el brazo durante todo el movimiento, lo cual impedirá trabajar bien el dorsal.
  • Curvar la espalda o movilizarla: durante casi todo el movimiento la columna vertebral debe estar alineada y la espalda debe permanecer lo más paralela al suelo posible, sin grandes movimientos para que los músculos que solicita el ejercicio sean realmente trabajados.

Este artículo fue originalmente publicado por Gabriela Gottau en marzo de 2011 y ha sido revisado para su republicación.